Blog

Tu cuerpo necesita vitaminas y minerales para gozar de buena salud, las vitaminas son compuestos orgánicos que el cuerpo necesita para el metabolismo las cuales participan en la formación de hormonas, células sanguíneas, sustancias químicas del sistema nervioso y material genético. Por lo general, es mejor obtener las vitaminas y los minerales de diferentes tipos de alimentos en todos los grupos de alimentos. Tu alimentación puede contener frutas, vegetales, productos lácteos, granos y una variedad de alimentos proteicos para crear un plato saludable.

“En los seres humanos hay 13 vitaminas que se clasifican en dos grupos:

9 hidrosolubles (8 del complejo B y la vitamina C) y 4 liposolubles (A, D, E y K)”

Beneficios de las vitaminas

Vitaminas hidrosolubles: son aquellas que se disuelven en agua: todas las vitaminas del grupo B y la vitamina C.

VITAMINA B

Los diversos tipos de vitamina B ayudan al funcionamiento del sistema nervioso, a tonificar la masa muscular y es muy importante para la salud de la piel, el cabello y los ojos. Además de mantener el metabolismo activo y poder obtener mejor y más energía, también intervienen los hidratos de carbono, proteínas o ácidos grasos que participan en procesos de detoxificación, crecimiento de tejidos y producción de glóbulos rojos.

B1 (tiamina)

Forma parte de una coenzima que interviene en el metabolismo energético de los hidratos de carbono, las grasas y las proteínas, ayuda al funcionamiento correcto de los músculos y del sistema nervioso.

Los principales alimentos que contienen esta vitamina entre otros: cereales integrales, carnes, legumbres, levadura de cerveza, frutos secos y huevo.

B2 (riboflavina)

Ayuda al mantenimiento de la piel, las mucosas, las uñas y el cabello, también a una buena salud ocular y alivio de la fatiga ocular. Interviene en la liberación de la energía contenida en los hidratos de carbono, grasas y proteínas. Y participa en los procesos de respiración celular y en la formación de anticuerpos y glóbulos rojos.  Se encuentra en abundancia en productos como leche, vegetales verdes o arroz.

B3 (niacina)

Interviene en el metabolismo de los hidratos de carbono, grasas y proteínas. Presenta funciones relacionadas con el sistema nervioso, aparato digestivo y piel. Se encuentra sobre todo en el pescado, la carne, huevos y vegetales ricos en almidón.

B5 (ácido pantoténico)

Necesaria para la asimilación de carbohidratos, proteínas y grasas indispensables para la vida celular e interviene en la formación de insulina.

Algunos de los alimentos que son ricos en esta vitamina son verduras, huevos, pollo, aguacate y lácteos.

B6, B7 y B8

La vitamina B6 es la encargada de la correcta producción de glóbulos rojos además de fundamental para aumentar nuestra masa muscular. Las vitaminas B7 y B8 (llamadas Biotina), se encargan de convertir las proteínas, grasas y carbohidratos en energía que el cuerpo utilizará. Se encuentra en productos como el chocolate, los lácteos o la carne de cerdo.

B9 (ácido fólico)

Ayuda a tu cuerpo a formar glóbulos sanguíneos y el ADN para las nuevas células, previene ciertas anomalías congénitas denominadas defectos del tubo neural, que ocurren en los primeros tres meses de embarazo. Se encuentra en alimentos como los cítricos, las lentejas, las habas o el aguacate.

B12

Se relaciona directamente con el buen funcionamiento del cerebro y el sistema circulatorio. Ayuda al cuerpo a producir glóbulos rojos. La encuentras en alimentos como la leche semidescremada o descremada, huevos, hígado, carne de ave, almejas, sardinas, levaduras nutricionales.

VITAMINA C

Además de tener poder antioxidante y la eficacia para reforzar el sistema inmunológico, también interviene en la síntesis del colágeno, indispensable para la estructura normal de numerosos tejidos, como el hueso, el cartílago, los vasos sanguíneos, la piel, las encías y los dientes.

Las fuentes de las que podemos obtener Vitamina C son las fresas, la papaya, el kiwi, los pimientos, el brócoli, la col rizada, etc.

Vitaminas liposolubles: se disuelven en grasas y aceites: vitamina A, D, E y K.

VITAMINA A

Esta vitamina ayuda a mantener un buen estado de la vista y el sistema inmunitario, además de aportar beneficios a órganos como corazón, los pulmones y el riñón. También cuida los huesos, dientes, cabello y uñas entre otros. Esta vitamina se encuentra en verduras como el brócoli, acelgas, espinacas, coles de bruselas, pimientos y frutas como melones, sandía, mango, etc. También en productos lácteos, carnes de res y aves: hígado de vaca o pollo, por ejemplo, o en algunos pescados como el bacalao o el salmón.

VITAMINA D

Es una sustancia que ayuda al cuerpo a absorber el calcio, necesario para la formación de los huesos. Así, su deficiencia puede provocar osteoporosis raquitismo. Además, la vitamina D juega un papel importante en los sistemas nervioso, muscular e inmunitario. El cuerpo produce naturalmente esta vitamina con la exposición al sol, pero nunca debemos excedernos ya que entran en juego otras enfermedades de la piel. Algunos alimentos que tienen vitamina D son el salmón, el queso, yema de huevos, leche, zumo de naranja, yogures, atún, sardinas, ostras, langostinos y aguacate.

VITAMINA E

Lo más destacable de esta vitamina es su acción antioxidante a la que se le atribuye una de las cosas más valoradas por una mujer, el retraso del envejecimiento. También hay quien destaca que este nutriente es importante para la visión, la reproducción y la salud de la sangre, el cerebro y la piel. Es decir, es un nutriente importantísimo para el organismo.

Ahora bien, la vitamina E se presenta en los alimentos en ocho compuestos distintos, por lo tanto, consumirla de manera natural no es para nada dañino. Pero, cuidado cuando se toman dosis altas de suplementos de esta vitamina, podrían darse consecuencia como sangrados y hemorragias en el cerebro, o si se está embarazada, daños en el feto.

Alimentos como los frutos secos, las acelgas, el aguacate, la papaya, el aceite de girasol o de oliva son alimentos clave para el aporte de esta vitamina a nuestro organismo.

VITAMINA K

Desempeña funciones importantes en el desarrollo del corazón, desarrollo de los huesos, optimiza los niveles de insulina y la más conocida el hecho de que participa en el proceso de la coagulación sanguínea, evitando hemorragias. Esta vitamina se encuentra sobre todo en verduras de hoja verde como la acelga, la espinaca y el perejil, también en hierbas secas o frescas, zanahoria, aceite de soja y frutos seco.

Las vitaminas tienen mucha importancia a la hora de llevar una vida saludable e incluirlas en nuestra dieta diaria es un factor clave para gozar de una buena salud. Cada persona en función de su edad, sexo, antecedentes médicos, familiares y demás tendrá necesidad de una cantidad u otra, siendo incluso necesario en ocasiones suplementos vitamínicos.

¡Síguenos!

Deja una respuesta

Start typing and press Enter to search

Shopping Cart

No hay productos en el carrito.

Abrir chat